Skip navigation

Tag Archives: enseñanza

Historias como la que siguen se repiten cada dia en toda Galicia. He elegido esta que un valiente ha dejado en un comentario en este blog (que últimamente tengo muy olvidado, perdonad) para ilustrar el insano ambiente de persecución lingüística que vivimos:

Soy profesor de una asignatura de ciencias en un instituto de la provincia de Lugo y, esta tarde, precisamente hemos estado en una reunión de la ccp (comisión de coordinación pedagógica) del centro en la que se trató el tema prácticamente único de todas las reuniones de este año: la obligación de utilizar el gallego.
Yo estoy harto y no puedo ya más. La presión a la que se nos somete para impedirnos nuestro derecho constitucional de hablar en castellano está sobrepasando todo lo imaginable. Un compañero de mi departamento está a pocos dias o semanas de ser sometido a un expediente por este tema.
Nunca he votado al pp, me siento de izquierdas y español y siempre había votado a iu (muchos votos desperdiciados) o al psoe. De hecho el primero que empezó introduciendo obligaciones sobre el gallego fue el propio pp de galicia en tiempos de fraga, imagino que para arrancar votos de nacionalistas de derechas pero no se.
Desde luego en estos momentos la situación es, repito, insostenible para mi y creo que la única solución que me queda para poder vivir con tranquilidad es convertirme en un exiliado linguistico pidiendo el traslado a cualquier comunidad en la que pueda hablar tranquilamente en español todo el tiempo que quiera.
En fin, al menos he tenido este pequeño escape de contar cual es la realidad aquí y ahora.
Saludos y suerte

Anuncios

Si existe un campo en donde se sufra más el creciente poder -nunca ganado con los votos-  del nazi-onanismo en Galicia es en la docencia. Todas las escuelas e insititutos de la comunidad sufren una pequeña dictadura impuesta por la ley que pervierte el orden  y la normalidad de los centros de enseñanza: “As equipas de normalización lingüística”. El colegio donde trabajo no es diferente.  Todos los centros tenemos que sufrir al profesor nacionalista de turno que patalea y protesta para que se asigne dinero, tiempo lectivo y espacio de trabajo a la “normalización lingüística” y que si se le da mancha ancha no tarda en instaurar un eficaz tribunal de la inquisición lingüística y una potente red de informadores. Hoy quiero contararos la escena que viví este miércoles:

Terminada la segunda clase de la mañana me dirigia hacia el aula de profesores a tomar un café, antes de llegar me interpela el jovencísimo profesor de gallego desde la puerta de su nuevo despacho -El dice que es el aula de “normalización lingüística”, pero dado que él es el único miembro de su equipo disfruta de un espacio privado más grande que todo el aula de profesores- haciendome un gesto para que me acerque. La conversación que sigue es un atropellado monólogo en el que el “profesor”  afirma, en un paupérrimo gallego de laboratorio que provocaria la segura vergüenza ajena en cualquier paisano de la tierra, que está muy disgustado por lo que le han contado “algunos alumnos” sobre mi “boicot” a los contenidos de la asignatura de gallego.  Afirmó que yo era como “los que niegan el Holocausto judio”… Aun con nerviosismo, y cuando observa que algunos alumnos pasan por el pasillo, alza la voz  y me dice mirandome a la cara con sus ojos de fanático que esto piensa llevar el tema a la junta escolar. Ni me molesto en responder a sus acusaciones y no le dejo más tiempo para seguir con su numerito teatral -delante de cada vez más alumnos- y me marcho a tomar mi café. La siguiente media hora la pasamos la mitad de los profesores confesándonos mutuamente las amenazas que todos hemos recivido de ese dictador lingüístico lleno de poder gracias a la Xunta. Lo más común son sus enfados infantiles porque no damos las clases en gallego, o porque no “implantamos dinámicas de ensino en galego”, es decir, no obligamos a los chicos a hablar esa lengua en clase, como hace él. Y estoy seguro que ese ambiente insano se repite en todas las escuelas de Galicia, gracias al PSOE y sus aliados nazio-nanistas.

P.D.: ¿Os preguntais cual fue mi herejia? Pues responder a las preguntas de algunos de mis alumnos sobre algunas “nociones de historia” vomitadas por ese individuo en su púlpito diario de nacionalismo escolar obligatorio. Dia sí y dia también insiste en las mentiras nacionalistas contrarias a todo estudio de la Historia serio,  hablando de la llamada “Doma y Castración”. Episodio favorito del secesionista dictatorial lingüístico para justificar sus tropelias en la época moderna. Claro que yo no comulgo con ruedas de molino, y no pretendo que mis alumnos salgan con la cabeza llena de tonterias que no coinciden para nada con la historia real, así que les ofrezco la versión académica y aceptada de ese episodio histórico (Para saber más, aquí) lo cual molesta mucho al “delegado del partido” en el colegio.