Skip navigation

Category Archives: barbarie

Historias como la que siguen se repiten cada dia en toda Galicia. He elegido esta que un valiente ha dejado en un comentario en este blog (que últimamente tengo muy olvidado, perdonad) para ilustrar el insano ambiente de persecución lingüística que vivimos:

Soy profesor de una asignatura de ciencias en un instituto de la provincia de Lugo y, esta tarde, precisamente hemos estado en una reunión de la ccp (comisión de coordinación pedagógica) del centro en la que se trató el tema prácticamente único de todas las reuniones de este año: la obligación de utilizar el gallego.
Yo estoy harto y no puedo ya más. La presión a la que se nos somete para impedirnos nuestro derecho constitucional de hablar en castellano está sobrepasando todo lo imaginable. Un compañero de mi departamento está a pocos dias o semanas de ser sometido a un expediente por este tema.
Nunca he votado al pp, me siento de izquierdas y español y siempre había votado a iu (muchos votos desperdiciados) o al psoe. De hecho el primero que empezó introduciendo obligaciones sobre el gallego fue el propio pp de galicia en tiempos de fraga, imagino que para arrancar votos de nacionalistas de derechas pero no se.
Desde luego en estos momentos la situación es, repito, insostenible para mi y creo que la única solución que me queda para poder vivir con tranquilidad es convertirme en un exiliado linguistico pidiendo el traslado a cualquier comunidad en la que pueda hablar tranquilamente en español todo el tiempo que quiera.
En fin, al menos he tenido este pequeño escape de contar cual es la realidad aquí y ahora.
Saludos y suerte

Anuncios

Saludos de nuevo desde este blog. Desde hace más de un mes que no comento nada en este blog, no por decisión propia si no por “recomendación médica”. A principios de febrero sufrí un desafortunado accidente al volante y el proceso de curación me ha mantenido apartado de las aulas, el teclado y el mundo en general. Después de la Semana Santa me reincorporaré a la labor docente, y espero que a la denuncia sistemática y valiente de los desastres de nazioanismo obligatorio en nuestra querida tierra.

Durante mi convalecencia han pasado muchas cosas, entre ellas la víctoria de la extrema-izquierda aliada con los nacionalistas en las elecciones generales. Los españoles no han sabido reaccionar al proceso de desmembración de España, aunque una gran mayoria de ellos ha dado su voto a la única opción política que aun defiende a este pais. Pero no ha sido suficiente, la masa aborregada del socialismo nihilista se ha visto reforzada por los radicales seguidores del discurso comunista y secesionista, que han abandonado sus partiduchos habituales y han dado su confianzana a un PSOE que para ellos representa todos sus ideales. No hace falta reflexionar mucho para ver como el resultado de estas elecciones no hace más que confirmar lo que venimos denunciando: El PSOE ha vendido España a los nacionalistas, convirtiendose en un partido radical capaz de tomar el voto de las opciones más antiespañolas y mantener el de la masa inconsciente y desinformada que ha comulgado con la rueda de molino envuelta en la sangre de un pobre trabajado asesinado por encarno para servir en bandeja la victoria electoral. Esperemos que dentro de tres o cuatro años quede algo de España.

¿Y en Galicia? Pues en esta tierra nuestra se ha venido cumpliendo la agenda marcada por el nacionanismo. Las concentraciones cívicas contra el avance del pensamiento único separatista y racista se han visto violentadas por los ataques de los cachorros de Quintana. La violencia contra los defensores de la libertad se ha convertido en la norma bajo el gobierno de los socialistas confabulados con los nacionalistas, y parece que va a continuar así.

…de que les llamemos nazi-onanistas.

¿Saben los gallegos que quienes piden su voto forman parte de los negacionistas del exterminio de 10 millones de personas?

Más que nunca tenemos que gritarlo bien alto: EL BNG ES UN PARTIDO NAZI.

¿A qué espera el gobierno o la fiscalia para actuar? La Ley de Partidos es muy clara en estos aspectos, y el BNG acaba de escenificar en el parlamento gallego una negación de condena que en términos de muerte es m decenas de miles de veces más grande que la de los asquerosos de ANV.